miércoles, 25 de febrero de 2009

El Lyon tensa al Barça

No fue un espejismo. Fue tan real que algunos se han levantado hoy con el mal cuerpo de las sorpresas desagradables. Y eso que los azulgranas regresaron a Barcelona con un resultado brillante, con un botín generosísimo visto lo visto. Pero hubo 30 minutos de realidad Champions demoledora. Media hora de desajustes, de un cúmulo de errores con final catártico para los locales. Con un Juninho engrandeciendo su leyenda de héroe local y sonrojando a un Valdés de nuevo con problemas de orientación. Abrumados por la superioridad física de los franceses y con un Messi enredado entre contrarios, los de Guardiola estuvieron a merced de los arrebatos locales. Henry, acuoso e intrascendente todo el partido, firmó el empate cuando ya nadie le esperaba en el envite. Hace unas semanas nadie en Europa parecía capaz de discutir sus números. Menos aún su estética. Ahora al Barcelona le falta tiempo para madurar en Europa. Es, este, un equipo que ha perdido finura pero mantiene su dignidad. Ayer incluso por momentos se desplomó pero volvió a levantarse. ¿Suficiente para ganar la Champions? La historia de este club lo deja claro: el Barcelona sólo gana esta competición cuando es mucho mejor que el resto y ofrece su mejor versión. Como el Dream Team, como el Barça de Rijkaard.

Juninho Barcelonaya ATTIGI Mukemmel Frikik Golu HQ