martes, 14 de abril de 2009

Macheda y el recuerdo de Cantona



Tiene el descaro de los genios. Aquellos que aparecen para hacer algo fuera de lo normal en las circunstancias más adversas. Cómo ocurrió en su debut frente al Aston Villa cuando se puso el traje de estrella a los 17 años para dar el triunfo al Manchester con un gol demoledor. Recogió de espaladas un balón en el área ¡en el descuento! y en dos movimientos -control orientado de tacón con la izquierda y disparo fortísimo de primeras con la derecha- puso patas arriba Old Trafford.

Una semana después, a los 46 segundos de salir al campo, lo volvió a hacer. De nuevo otro gol decisivo. Esta vez frente al Sunderlund (1-2) y ante la mirada de un Ferguson que ya intuía en pretemporada el potencial de este italiano de físico portentoso. "El chico tiene algo especial. Es un jugador que piensa rápido y con el instinto propio de los goleadores". Así es Macheda. Tiene 17 años pero en el campo tiene los gestos de los futbolistas que se saben superiores.

Su potencia intimida. Es tan fuerte y grande que si te lo encuentras en el camino te supera en velocidad como un tren y si vas al choque es como una pared de ladrillo. Pero lo más grande que tiene es la precisión y velocidad de ejecución en el área. Ahí recuerda al mejor Benzema pero sobre todo a Cantona. Tiene su instinto y esa pose de perdonarte la vida en cada jugada.

Nacido en Roma el 22 de agosto de 1991, la Lazio, club donde se formó hasta los 16, ya se tira de los pelos ante la explosión del último 'diablo'. En su momento Claudio Lotito, el propietario de la Lazio, no cedió a las pretensiones del padre del futbolista, que pedía un empleo para que el delantero siguiera en Roma, y ahora Old Trafford disfruta de una de las mayores promesas del fútbol internacional. Para este verano el ManU ya prepara un nuevo contrato a razón de 5 años y 11.000 euros a la semana.