jueves, 30 de abril de 2009

Esperando a Rijkaard


"Desafortunadamente, tengo la sensación de que llevo dos o tres semanas despidiéndome y ya he dicho todo lo que tenía que decir". De estas palabras de Frank Rijkaard, el día de sus adiós azulgrana, han pasado más de once meses. Desde entonces casi no ha dicho ni pío. Apenas se conoce su opinión sobre el Barcelona y mucho menos su futuro.

Esquivo con los focos, Rijkaard sigue agazapado en su propio mundo, instalado en esa filosofía de vive-y-deja-vivir que tanto caló en la afición culé. Todo el ruido sobre su futuro viene de fuera. Él se mantiene en un segundo plano, tan elegante como de costumbre. Es el Frank humilde de siempre. El tímido que se escondía en la última fila del avión con Holanda para fumar. El mismo tipo que Cruyff definió como "bien persona" cuando Laporta le preguntó sobre la conveniencia de su fichaje.

Esta misma temporada pudo regresar a la élite en el banquillo del Chelsea, pero desechó la posibilidad de relevar a Scolari. Su presente es un año sábatico. Se le ha visto por Barcelona (tiene casa en Pedralbes), Amsterdam, Mónaco y Los Ángeles. Un paréntesis muy necesario tras un 2008 de torbulencias en su vida personal -una separación- y profesional, con su salida del Barcelona.

¿Y el futuro? desde luego ofertas no le faltan. El Milan es su destino preferido, aunque Ancelotti aseguró recientemente que no se mueve. El Chelsea, que necesita un nuevo técnico para la próxima temporada, es otra posibilidad que coge más fuerza que nunca. Pero Frank de momento no se pronuncia. Toca esperar.

2 comentarios:

Bocha dijo...

Te gustaria intercambiar links?

ABRAN CANCHA
www.abran-cancha.blogspot.com

Nokenicus dijo...

Hola, perdón si comento por acá, solo estoy pasando a saludar y también para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.