martes, 21 de abril de 2009

El extraño caso de Gonzalo Higuaín


En Madrid ya nadie le discute. En Argentina centra todos los debates. Con los blancos suma 16 goles y siete asistencias esta temporada en Liga. Con la albiceleste ni siquiera va convocado. Es el extraño caso de Gonzalo Higuaín, un futbolista con el que Maradona no cuenta por "razones extradeportivas", según dicen en Argentina.

Su relación con la selección empezó con mal pie cuando en 2006 fue citado por Francia. Higuaín, que nació en Francia porque su padre jugaba en el Brest, decidió pensárselo antes de decidir. Y claro en un país como Argentina, donde el pueblo se aferra a las ilusiones deportivas para olvidar sus penumbras, la indecisión de uno de los suyos fue digerida como un verdadero desplante.

Un año más tarde El Pipita volvió a tensar la cuerda con la Federación Argentina de Fútbol y se borró del Mundial Sub 20: "A la Copa América, con los mayores, voy. Al Mundial de juveniles, no: para eso, prefiero irme de vacaciones". Desde entonces no han habido noticias de Higuaín en la albiceleste. Se dice incluso que el núcleo de jóvenes, capitaneado por Agüero y Messi, no lo quieren ver en la selección. Otro apunte: en el Madrid Gago se negó a participar en un reportaje conjunto con él.

Y mientras en el Bernabéu no deja de asombrar con actuaciones cada vez más resolutivas. Este Higuaín ya no es el joven que llegó a Madrid con problemas de ansiedad cuando se acercaba a la portería. "Todos los delanteros pasan rachas. El gol es algo que también se trabaja. Esta temporada voy a estar más sereno porque la pasada he tenido muchas situaciones de gol y por precipitarme no las he convertido", dijo el año pasado.

Y ahora ha mejorado en todo: participa en el juego de asociación, es capaz de crearse sus propios goles, es más físico y posee la pausa necesaria para definir mejor. Además tiene duende para aparecer en los minutos calientes. En el descuento, en partidos decisivos, como corresponde a los mejores delanteros blancos de la historia. Por eso el Bernabéu lo cuida. En Argentina, en cambio, aún lo ven como un extraño.


3 comentarios:

"Lama" dijo...

Mientras Maradona esté como DT, el Pipita no va a ir convocado. Bien haces en recordar los pasados episodios en los que daba a entrever que la selección no es lo primero para él... Diego no se lo va a perdonar.

Es que incluso si ganara la Bota de Oro tendría mis dudas. Ha citado antes a un Palermo de treinta y cinco años (ojo, que está a buen nivel) antes que apostar por él.

No sabía lo de que se le hiciera un "vacío" en el vestuario, y me mosquea de nuevo, como ya pasó con Riquelme, Messi y el Kun suenen de nuevo como "vigilantes" de la albiceleste.

Yo, personalmente, creo que no tiene hueco en el once titular con Tévez, Messi y Agüero pero me lo llevaría al igual que Riquelme, por tener "un plan B" cuando un partido no sale bien.



Saludos

Cariito dijo...

Es una lástima que un jugadorazo con el talento del Pipita no sea convocado a la Selección. Me parece que hay que dejar de lado las cuestiones personales, al fin y al cabo lo que queremos todos es que la blanquiceleste gane. Aparte, no es la primera vez que la celeste se priva de tremendo jugadorazo por una causa "personal" de un técnico/dirigente (recordemos lo de Redondo); dejemos de ser orgullosos, si tiene más talento que un par que ya juegan hace tiempo. PIPITA TE BANCO!

Anónimo dijo...

Como es eso de que el pueblo argentino se ilusiona a lo deportivo para olvidar sus premuras???? ayyy Dios, ayuda a los españoles que se la creyeron feo y ahora dan pena