viernes, 20 de marzo de 2009

Bayern, un ogro en el camino


Era uno de los ogros del sorteo. Por categoría, por jerarquía en Europa, incluso por su condición de equipo alemán y todo lo que eso conlleva. Pero el Barcelona está en condiciones de disputarle la eliminatoria. El Bayern no juega en la liga del Manchester y el Liverpool, favoritos indiscutibles de la competición por condiciones físicas, riqueza táctica y fiabilidad defensiva en la exigencia máxima.

Es un rival duro y desde luego jugar la vuelta en Múnich es la peor de las noticias, pero este Bayern se desploma con facilidad. Tiene más nombres que hace unos años pero el compromiso colectivo es mucho menor. Tiene una capacidad bárbara para intimidar al rival porque acumula muchos hombres en ataque. Pero se estresa cuando le quitan el balón y tiene que cerrar su área. Sus mayores activos se concentran en la zona izquierda. Ahí acumulan el mayor talento del equipo con Lahm, Ze Roberto y Ribery. Tres futbolistas con velocidad, capacidad de desborde y gol. El mayor peligro lo lleva el francés, un puñal en ataque al que Klinsmann le da muchísimas libertades. De la capacidad para limitar su impacto en la eliminatoria dependerán las posibilidades del Barcelona.

Los otros dos nombres importantes arriba son Toni y Klose. En el primero se concentra gran parte de la pegada del Bayern. La cara más pragmática de un equipo que a menudo maquilla actuaciones calamitosas con sus goles. Klose sigue lesionado y lo más seguro es que se pierda la eliminatoria. En defensa Lucio es la primera pieza de construcción. Un brasileño con físico de central e inquietudes de delantero capaz de sumarse al ataque con asiduidad. El Barça deberá estar muy atento a su habilidad en las jugadas a balón parado.

No hay que perder de vista tampoco a Van Bommel y Schweinsteiger, dos piezas básicas en la identidad del equipo. Dos interiores de ida y vuelta: rudos en defensa y una amenaza constante en ataque. La proteína del equipo. Su presencia en el mediocampo será clave en el Camp Nou cuando los de Guardiola agiten el encuentro.

El primer asalto será en el Camp Nou el próximo 8 de abril. La vuelta en Múnich, el 14. El ganador de la eliminatoria se enfrentará al vencedor del cruze entre Liverpool y Chelsea, dos rivales aborrecibles a doble partido. Dos huesos para equipos con tendencia al desorden como Barcelona y Bayern. Hasta entonces toca divertirse con un duelo que promete espectáculo y adrenalina.

4 comentarios:

Loco De Los Deportes dijo...

El Bayern es un gran club. Pero prefiero el Bayern que yn club Inglés.

JordiT dijo...

Didac, la vuelta es el 14, no el 15.

Si se les juega al ataque, se les puede echar fácilmente. Eso si, me temo que pondran a Ribery por la izquierda para aprovechar alguna de las subidas de Alves, por allí nos pueden venir los problemas...

Dídac Peyret (Barcelona, 1982) dijo...

El Barcelona le puede hacer daño al Bayern jugando al ataque en el Camp Nou, pero ese escenario habría sido más factible jugando la vuelta en casa. Jugando primero en el Camp Nou puede ser muy peligroso porque un gol suyo les da mucha ventaja y luego pueden gestionar el resultado en su casa. Guardiola no puede salir con la alineación del día del Lyon y el equipo tiene que estar mucho más junto.

Josep Manel dijo...

Yo positivizo el emparejamiento en un concepto que considero totalmente diferente entre el equipo alemán y los "cocos" ingleses (en especial United y Liverpool). A diferencia de estos, creo que el exceso de rocosidad en el centro del campo (V. Bommel y Schweinsteiger) y la poca movilidad de la otra roca del area (Luca Toni), da la oportunidad al juego eléctrico de los pequeñitos del Barça y que, el peligro más grande de este equipo se basa, hoy por hoy, y ausente Klose, en Ribery. De todos modos, ojito, hoy por hoy, solo nos vale el juego de la primera parte contra el Lyon para llegar a Roma. Cualquier otra fórmula, es apearse anticipadamente del torneo.