martes, 10 de marzo de 2009

La hora de los valientes


A pocas horas del duelo en Anfield, con la complicada empresa de remontar un 0-1 en contra, el Madrid se encomienda a su historia en Europa. A falta de un plan futbolístico se aferra a la nostalgia. Al autopase de Redondo. A los arreones de Raúl. A los intangibles de su escudo. El escenario invita a ello. Anfield es el mejor escaparate para conciliarse con una competición que le ha dado la espalda los últimos años. El Madrid tiene el reto de reescribir un guión con final feliz para el Liverpool. El resultado de la ida es desde luego el mejor aliado de los reds, un equipo mezquino con el marcador a favor. Un ejército armado para retratar las vergüenzas del rival. La presencia de Torres será un ingrediente más para agradar el rito. El ex rojiblanco tiene entre ceja y ceja marcarse un buen partido ante el Madrid. Hasta ahora siempre se ha achicado frente a Casillas. Esta noche tendrá el apoyo de una grada entregada a su juego velocista pero delante le espera Pepe, la peor compañía posible. Puro cemento.

Esperando a Raúl
En el bando blanco, Juande tirará de manual. De sus piezas más fiables. De Higuaín, Raúl, Pepe y Casillas. Sin estridencias. De estos se espera que le mantengan en el encuentro, aunque las posibilidades de la eliminatoria dependen en gran medida de la inspiración de Robben. El holandés ha pasado en cuestión de semanas de ser comparado con Messi a ser considerado poco menos que un estorbo para el equipo. Pero el Madrid necesitará de su mejor regateador para agitar el partido. Si el Madrid logra abrir la eliminatoria a base de impulsos Guti puede ser otro activo importante. Arriba a falta de Huntelaar, Raúl siempre genera sobresaltos en el área."Es un día para la historia", dice el capitán. Gerrard recoge el guante: "Nosotros hemos noqueado a muchos grandes clubes en los últimos años en la Champions. Estoy seguro de que ellos estarán más preocupados que nosotros porque saben lo buenos que somos en Europa". Y el fútbol se prepara para una noche de Champions.