lunes, 2 de marzo de 2009

El miedo escénico

El Madrid ha llevado la Liga a su terreno. Al del miedo escénico, al de la intimidación, al de la amenaza fantasma. Lo lleva haciendo desde hace meses. Primero desde el entorno con la comidilla del regreso de Florentino y sus escarceos con Messi. Y ahora en los terrenos de juego con otra lección de competitividad. Con diez partidos ganados desde la entereza defensiva. Sin fútbol pero con la épica que se le presupone a un club capaz de levantarse una y otra vez incluso en el peor contexto posible. Poco importa el desgobierno de los últimos años, una política de fichajes bajo sospecha y un baile de entrenadores sonrojante. Menos aún la imagen chapucera, de charanga y pandereta, que destilan personajes como Calderón, Boluda y Mijatovic. El Madrid cuenta con intangibles históricos que lo convierten en un enemigo temible. Se rige por constantes diferentes al sentido común y nunca se abandona. Lucha, persevera y le alcanza para ganar batallas futboleras desde la épica. Por eso anda a cuatro puntos de un Barcelona que se ha ensimismado en el elogio y ahora se estresa. Los de Guardiola aún cuentan con más argumentos futbolísticos para ganar esta Liga. Pero con el Madrid quien sabe, la fe está de su parte.